Somos un espejo de nuestras creencias

A pesar que no tuvimos la oportunidad de elegir que creer y que no creer, finalmente somos un producto de las leyes y creencias de nuestros padres que se mezcló con el resultado humano de situaciones y experencias vividas. Muchas veces fingímos ser lo que no somos para complacer a los demás y buscar aceptación.

 

A la vez tenemos un juez interior que lo juzga todo; lo que hacemos, dejamos de hacer y acabamos siendo lo que no somos. Este juez nos llena de culpa, durante varias veces a lo largo de nuestra vida y comenzamos a sentirnos víctimas, a sufrir y a creer que estamos pagando por los errores.

 

Pero esto no es así, necesitamos mucha valentía para desafiar estas creencias que no escogimos. Para separarnos de los juicios, del ser que juzga y de convertirnos en juzgadores. Mas bien acercarnos a nuestro sueño de vida, sea el que sea lo lograremos por nosotros mismos. Podemos comenzar por el perdón; Primero a nosotros mismos para luego perdonar a los demás y lo segundo sembrar amor, es difícil y más en estos tiempos donde por tanto stress y preocupaciones salimos a la calle con escudos y guantes de boxeo, pero todo lo que surge del amor nos ayuda a conservar una buena energía y hasta aumentarla.

Catalina Acevedo

Somos un espejo de nuestras creencias

La motivación: Esencial en el buen deportista

Somos un espejo de nuestras creencias

Batido de arándanos

Newer post

Post a comment