Me declaro defensora del amor.

“Una vida próspera y armoniosa comienza cuando trabajamos en nuestra fuerza interior y en el poder de la voluntad” Y.García. Las relaciones interpersonales, sean de trabajo de amistad o de pareja cada día están mas difíciles de sostener en estos tiempos de poca tolerancia y la exigencia es lo cotidiano.

He conocido personas frías, egoístas y soberbias, aunque también personas generosas, confiadas y abiertas, esto me da a pensar que la gente feliz no se guarda nada y son como imanes que atraen personas, éxitos y buenas vibras. Son aquellas que saben que lo que no se da en ese momento se perderá en el Universo.

Muchas veces damos por hecho que el otro tiene que darse cuenta de lo queremos, que lo extrañamos y que lo queremos ayudar, pero el mensaje sin palabras no llega y el otro se queda con las ganas de escuchar, de ser valorado y querido. Siempre una palabra dicha con afecto y sinceridad nos libera, suena a música y hace que la otra persona vibre en una dimensión diferente.

Tu eliges a quien querer y en quien dejar tus huellas profundas de amor. Pero para saber elegir, sin duda hay que saberse querer. Si no te tratas y te alimentas con amor, el cuerpo lo reflejará de una manera o de otra. Todos llevamos un fuego interno que es el amor divino, es lo que nos ilumina todos los días y ese fuego y la magia que tienes, se convierte en una sonrisa grande primero para ti y luego para los demás, con la camiseta del equipo ganador.

Créeme es mejor vivir esta vida con todos los sentidos y decir todo el amor que llevamos dentro y no medir nada, que quedarnos con las ganas.

Catalina Acevedo Mejía.

Me declaro defensora del amor.

10 alimentos para la memoria.

Me declaro defensora del amor.

Pudín de chocolate con chía.

Newer post

Post a comment