Más plaza menos Industria

En la actualidad hemos podido presenciar la intención de la industria alimentaria por hacernos una vida más fácil, pero mucho menos saludable. Encontramos en una buena porción, familias que realizan su mercado con productos de consumo instantáneo y procesados, que si entramos en detalle nos reducen el tiempo dedicado a la cocina, pero degradan nuestra salud poco a poco. Sufriendo futuras enfermedades a causa de estos malos hábitos. 

¡Soy partidaria de que la medicina debe ser de carácter preventiva y no curativa! Lastimosamente no es así. Sin embargo, podemos marcar diferencia para gozar de un buen estado de salud. Empecemos por ser aliados del mercado de plaza, ese que podemos escoger frescos y que somos conscientes que nos aportan grandes beneficios. Evitemos en nuestra nutrición alimentos procesados, que tienen grandes cantidades de sodio, azúcar, grasas trans y que juegan con nuestra percepción, a esto quiero hacer referencia al saber leer la tabla nutricional de forma correcta. Yo diría que es imposible no ser usuarios de la industria porque necesitamos de ella en productos como la sal (en lo personal consumo sal del Himalaya baja). Propongo que evitemos en nuestro mercado de alimentos tanto producto procesado, un 90% de plaza y un 10% de la industria alimentaria. Dentro de mi mercado me gusta incluir fuentes de proteína con un alto valor biológico, carbohidratos complejos, como los son la pasta, tubérculos, pan integral, harinas integrales, entre otras. y lo más importante en mi alimentación; Las legumbres y los vegetales, ciertamente los vegetales tienen una alta densidad nutricional, generalmente aportan muchos micronutrientes y pocas calorías; son ricos en fibra (fibra fermentable, que se comporta como un excelente prebiótico) que genera saciedad y salud a nivel intestinal. Por otro lado, las legumbres juegan un papel importante en la nutrición humana, así como las propiedades preventivas que ejercen algunos de sus componentes bioactivos en enfermedades tales como la diabetes tipo-2, hipercolesterolemia, hipertensión, obesidad, enfermedades inflamatorias y cáncer.

Para cerrar la idea, es necesario resaltar que no debemos estigmatizar ningún alimento, debemos aprender a comer bien, incluyendo en una buena porción los vegetales y de acuerdo a nuestra individualidad. No sigamos dietas de iconos del mundo del deporte porque todos somos diferentes, tenemos necesidades y objetivos distintos a los de ellos. Por último, los invito a adquirir el hábito de ejercitarse y comer saludable, en nuestras metas debemos fijar el gozar de una buena vejez.

Más plaza menos Industria

Desmintiendo Mitos Sobre el Entrenamiento

Más plaza menos Industria

Visualicemos y valoremos el entorno

Newer post

Post a comment

This error message is only visible to WordPress admins

Error: No connected account.

Please go to the Instagram Feed settings page to connect an account.