Lo sabía

 

Yo  preparé a mis hijos para volar lejos de mí y que ojalá lo hicieran muy alto o por lo menos diferente a mí. Pero nunca se esta lo suficientemente preparado para que estén lejos de uno y este corazón de madre no sufra. Creí que ya estaba curada de este mal de amores y me he curado de muchos pero este silencio a pesar que haya sonidos, esta ausencia así se este bien acompañada, esta sensación de que se te olvida algo, es un vacío qué al pasar los días queda, pero se vuelve costumbre de estar sin tus hijos. Es muy chévere que aprendan y manejen sus propias vidas, pero qué duro ver sus habitaciones sin movimiento ni desorden, la casa parece más grande y más silenciosa que siempre el desorden disminuye y la soledad de mama aumenta.

Que bueno, tengo mi tercera hija, mi chiquita, mi compañera de risas, chistes, secretos, de malos días y de los buenos también. Así mi labor de Madre presencial sigue vigente, por que Madres siempre seremos pero que sigamos en acción, solo hasta que ellos lo decidan. Ya tienen su vida y sus decisiones en las manos y solo somos espectadores que guiamos y aconsejamos sin imponer.

Los quiero y adoro incondicionalmente. No importa la edad, siempre serán mis bebes eternos.

 

Catalina Acevedo Mejía.

Lo sabía

Frutas para perder grasa

Lo sabía

Trufas de chocolate saludable

Newer post

Post a comment