Intolerancia a la lactosa

Cada vez es más común escuchar que existe un aumento de personas que son intolerantes a la lactosa, pero en realidad ¿qué significa eso? ¿Qué síntomas nos dan señal de intolerancia? O simplemente ¿cuál es la causa?

La lactosa es un tipo de azúcar que encontramos en la leche, aunque a veces podemos encontrarla también en carnes procesadas, margarinas, helados, salsas, cereales, sopas instantáneas, medicamentos entre otras cosas.
La encargada de procesar la lactosa es la lactasa, ella la transforma en azúcares más simple a nivel de intestino delgado y permite que nuestro cuerpo la absorba. Si nuestro cuerpo no produce suficiente lactasa o no se realiza correctamente la función, nuestro cuerpo no puede romper la lactosa y es lo que nos causa la intolerancia.

Las personas que sufren intolerancia a la lactosa presentan problemas intestinales tras el consumo de productos que la contengan. Los síntomas más frecuentes con los que nos podemos topar son: dolor abdominal, gases, retortijones, enrojecimiento perianal, hinchazón abdominal, heces pastosas o diarreas, defecación explosiva o náuseas, sin tener una repercusión importante para la salud.

Existen diferentes grados de intolerancia, por lo que hay personas que tras consumir mínimas cantidades de leche presentan síntomas y otras sin embargo necesitan grandes cantidades para notar esos síntomas de intolerancia.

 Además no todos los productos contienen la misma cantidad de lactosa, por ejemplo, una misma persona puede tener síntomas al beber un vaso de leche pero no al consumir quesos curados o yogur, porque éstos últimos tienen menos lactosa.

La intolerancia puede ser por dos causas, la primera puede ser genética, que la causa más frecuente (70%) y ocurre tras el período de lactancia por la pérdida progresiva de la producción de la lactasa. El tratamiento consiste en la retirada de los lácteos de la dieta.
La segunda es por causas secundarias debido  a una agresión de la mucosa intestinal (posterior a diarreas, antibióticos, quimioterapia, cirugías del intestino delgado, enfermedad celíaca, enfermedad inflamatoria intestinal), en estos casos la intolerancia suele ser temporal y reversible, mejorando los síntomas cuando se trata la enfermedad condicionante.

Intolerancia a la lactosa

¿La leche es buena en los adultos?

Intolerancia a la lactosa

Crossfit: Ejercicios mas comúnes

Newer post

Post a comment