¿Estamos o no estamos?

Cuando observo a mi alrededor, veo mucha gente descontenta, tal como dijo en una reciente entrevista uno de los más grandes escritores Mario Vargas Llosa, “Dejamos de vivir estando Vivos”.  ¿Será que muchos solo llenan un espacio? ¿Sin metas, sin misión? Mi hija una vez me preguntó: – Mami, ¿hay gente de relleno?.

Me siento muy contenta cuando tengo conversaciones con gente que profundiza más la charla como me pasó este fin de semana, pues es una de esas personas con la que quisieras que no pasaran las horas para seguir enriqueciéndote con todo su conocimiento, esas personas dejan definitivamente una huella gigante en mi, quiero más gente así cerca de mi. 

¿Por qué? Porque todos los días trabajan en sus emociones, en su evolución para no traicionar su propósito de vida.  Van más allá de lo que sienten, trabajan en conocer su naturaleza para así crecer. Eso me gusta, porque soy de esas personas que le saca todo el jugo a  la vida, no me conformo con una fachada, pues quiero la esencia, las exageraciones me aburren y la falta de lealtad y la traición no la tolero. Me gusta ver la mejor parte de cada persona y de cada situación, no me conformo con lo que quieren mostrar solamente. Me gusta la realidad por dura que sea. 

Soy muy curiosa, de chiquita me gustaba abrir cajones y buscar, no se que buscaba, pero siempre encontraba algo que fuera motivo para alterar los juegos o para darle un punto de giro a las situaciones imaginarias que creabamos mi hermana Juliana y yo. Ahora siendo adulta, hago lo mismo, me gusta buscar, no sé que busco exactamente, pero lo encuentro. 

Busco la esencia, busco la verdad, o que simplemente que podamos aceptar que se ha mentido. Somos humanos y estamos en un proceso, pero la verdad, es que en este momento busco personas que quieren vivir en su verdad, también personas que buscan su rol model o personas que quieren su sueño hecho realidad. 

Todas las personas queremos la verdad  pero pocas veces la decimos. Estamos en un momento de vida en que estar triste es muy fácil y estar tranquilos y en paz es más difícil. No recuerdo oír a mi Abuelita o a mi Mamá decir: -Ay estoy triste. Mucho menos a mi Papá, nunca se lo diría a uno de mis hijos “ estoy triste”, pero si lo escucho de ellos y claro, también lo noto y lo siento en mis amigos. 

Cuando me sucede esto, ese sentimiento lo descarto lo más pronto posible y comienzo a recordar la aventura de vida que he tenido y lo agradecida que estoy por cada uno de lo aprendizajes que he logrado en este recorrido, definitivamente ha sido muy divertido, a la larga todo depende de cómo veamos nuestro pasado para seguir en la aventura (gracias Cynthia) o en una cadena de desaciertos que finalmente solo son otros caminos para aprender. 

Todos tenemos una historia que contar, nadie se va a librar y eso hace que la vida y las vivencias se conviertan en un libro que anhelo leer. Me gusta pensar que aunque estemos rodeados de situaciones complejas, todo tendrá el momento en el que se resuelva, y la clave es solo una: PACIENCIA, sé que es difícil saber esperar, aguantarse, guardarse para después, pero es lo más sabio, no podemos anticiparnos, todo tiene su momento y su hora, confiemos en la naturaleza, en el universo, en lo que deseamos desde el corazón. Si confiamos en que cada paso que damos nos va a llevar a algo mejor, así sucederá, los árboles no se quejan cuando en el otoño pierden sus hojas, confían en que con el cambio que viene, no las necesitan. 

Suelta y Confía. Entrega lo mejor de ti en cada momento de tu vida, no pensando en los demás, solo hazlo porque es lo que tu corazón lo anhela y porque es lo mejor para él, lo más importante es la fidelidad a uno mismo. Vivamos desde el Corazón.

¿Estamos o no estamos?

Tips para optimizar el tiempo

¿Estamos o no estamos?

¿Cómo crear nuestra realidad?

Newer post

There is one comment

Post a comment

This error message is only visible to WordPress admins

Error: No connected account.

Please go to the Instagram Feed settings page to connect an account.