Eliminando malos hábitos alimenticios con un mínimo esfuerzo

chinese-food-898498_1280

Nuestros hábitos alimenticios y la elección de alimentos son moldeadas por mucho más que el hambre, también por el medio ambiente, la familia, el lugar geográfico y otros más. Es por eso que para la mayoría de nosotros, la elección de una ensalada sobre una rebanada de pizza requiere de un poco de fuerza de voluntad.

Consumir pocos o demasiados alimentos y de forma desbalanceada, tiene consecuencias que pueden ser muy graves: por un lado si faltan algunos nutrimentos en el organismo, hay desnutrición,  y por otro si se comen cantidades excesivas se puede desarrollar obesidad.

Adopta los siguientes hábitos alimenticios en tu diario vivir y tendrás una mejor calidad de vida

UTILIZA PLATOS MAS PEQUEÑOS

El tamaño del plato tiene un impacto directo en la cantidad que terminarás comiendo, ya que un plato más grande hace que una porción regular de alimentos parezca más reducido de lo normal, por lo que nos hace comer en exceso. Con esto en mente, opta por platos más pequeños siempre que sea posible, podrían ayudarte a comer menos.

COMIENZA CADA COMIDA CON ALGO SALUDABLE

El orden en que te sirves puede impactar toda tu comida. Cuando los alimentos saludables, como las frutas, se sirven a inicio en lugar de al final, las personas comen más de esta.

En lugar de negarte todos los alimentos “poco saludables”, lo que puede causarte ansiedad y llevarte a comer de forma compulsiva, mejor opta por iniciar cada comida con un elemento saludable como una ensalada fresca u otro plato de verduras.

APAGA EL TELEVISOR MIENTRAS COMES

Cuando vemos la televisión nos distraemos, mientras vemos nuestro programa favorito, serie, película…, no prestamos mucha atención a qué o cuánto estamos comiendo, a veces es inevitable no sentarse frente a ella, si nos sentamos a verla sirve solo la cantidad necesaria. Hazlo lo menos posible hasta romper con ese mal hábito

EVITA LOS ALIMENTOS BAJOS EN GRASAS

Puede sonar loco, pero estamos más propensos a ganar peso cuando nuestra dieta está compuesta principalmente de alimentos bajos en grasa. ¿Por qué? Las investigaciones muestran que cuando comemos alimentos que están etiquetados como bajos en grasa, por error suponemos que como estamos consumiendo menos grasa; podemos darnos el lujo de comer más. Cuidado!

NUNCA TE SALTES LAS COMIDAS

Cuando saltas comidas, es mucho más probable que termines con una ingestión excesiva de alimentos altos en calorías una vez que logras comer, y la compra de alimentos con el estómago vacío, incluso podrían arruinar tu dieta para toda la semana.

Para evitar esto, trata de no durar más de 3-4 horas sin comer al menos una pequeña merienda, y asegúrate de que has tenido una buena comida antes de que pongas un pie en la tienda de comestibles.

BAJA LAS LUCES Y TOCA UN POCO DE MÚSICA

La atmósfera en la que comes tus comidas también puede afectar la cantidad que terminas comiendo. En un experimento, una sección de un restaurante de comida rápida se transformó con una iluminación tenue y música jazz.

Aunque todos los participantes comieron el mismo tipo de comida, los que habían comido su comida en la sección renovada comieron menos. También pasaron más tiempo comiendo y clasificaron la comida como más agradable que los que habían comido en el entorno habitual de comida rápida.

Eliminando malos hábitos alimenticios con un mínimo esfuerzo

Para los ojos y el corazón, sopa de calabaza con hojas de limoncillo

Eliminando malos hábitos alimenticios con un mínimo esfuerzo

Risotto de champiñones

Newer post

Post a comment