¿Procrastinar Yo?

Fijarnos metas es uno de los hábitos que pueden traer grandes beneficios tanto físicos como mentales. ¿Cuántas veces nos hemos propuesto alimentarnos correctamente o hacer ejercicio? Muchos estamos en la búsqueda de mantener una vida sana, pero claro, seamos sinceros, ¿cuántas veces no te despiertas buscando el pretexto perfecto para no ir a entrenar? ¿O pospones tus ejercicios para más tarde sabiendo que no los harás?  Es natural que todos hayamos pasado por momentos así, querer dejar las cosas para después, y aunque no lo creas superar éste mal hábito es posible y fácil. 


Primero debemos saber que este tipo de actitud se conoce como procrastinar, y significa aplazar.  Dejamos para mañana después lo que deberíamos de estar haciendo en este momento. Y es que el posponer acciones solo los genera ansiedad y culpa, lo que no es encierra en un círculo vicioso mientras sigues pensando en lo que deberías de estar haciendo en lugar de pensarlo.
Existen tres razones principales por las cuales tendemos a posponer las cosas. La primera es porque queremos tener una recompensa instantánea, esto aplica también para las consecuencias negativas, que al no ser inmediatas nos hacen aplazar. Por ejemplo preferimos seguir durmiendo que salir a hacer ejercicio. 

La segunda razón es que sobreestimamos nuestra productividad pensando que está bien y que lo haremos más tarde sin excusa, creemos que el momento ideal será después y no ahora, siendo incapaces de siquiera empezar. 

La tercera razón y es súper común es el miedo, puede ser que lo tengamos bien oculto, pero al final ahí está; el miedo es el causante de que nos paralicemos y posterguemos actividades o situaciones que pueden incluso ser muy sencillas y fáciles de hacer. 

Nuestro ciclo de procrastinación se divide en tres etapas, primero nos da anciedad o incomodad al saber que deberíamos estar haciendo algo, la segunda etapa es la respuesta de nuestro cerebro busca quitar esa anciedad encontrando otras tareas, y terminamos la tercera etapa con nuestro cerebro almacenando  esa actividad que hay que hacer como no grata y genera excusas para sentirnos mejor. Ahora que sabemos un poco más cómo funciona nuestro cuerpo a la acción de procrastinar podemos enfrentarla de mejor manera. ¡No te pierdas mi próximo artículo con los mejores tips para dejar de procrastinar y ser más efectivos con nuestro tiempo! 

¿Procrastinar Yo?

5 Ejercicios para tonificar brazos

¿Procrastinar Yo?

10 Tips para dejar de aplazar Metas

Newer post

Post a comment